jueves, 15 de octubre de 2020

💝LAS EDADES DEL QUERER💔


Me encuentro con que, para charlar sobre sexo, da igual la edad que tenga mi interlocutora. Navegamos todas en el mismo barco pero en diferentes camarotes. Mi imaginación nos traslada a bordo de un precioso barco del amor (como el título de aquella serie "The Love Boat" que entonaba parte de la melodía de mi grácil e inocente infancia) en el que cada cubierta es habitada por personas de distintas edades en diferentes etapas del ser humano. 

En mi caso estoy alojada en la mejor etapa: la cubierta de los 40. En mis pocos momentos libres hablo por igual del amor y el sexo con una niña-mujer de 17 años como con una señora de 71. Estoy en medio de las dos; podría ser la madre de la primera y la hija de la segunda. Resulta curiosa la edad de ambas: 17 y 71, capicúa. 

Diferentes edades, distintas épocas, educación y experiencias, pero las tres estamos en la misma situación. Yo ya he llegado a la conclusión de que no hay hombres que merezcan la pena, da igual la edad. Pienso que en mi caso, y en el de la de 71, nos hemos dado cuenta de que no nos vale ningún tío porque nos hemos acostumbrado a una vida en la que nos sobra quien no aporta, sea del sexo que sea; cuanto más si el bulto es un hombre. Pero esto no se lo puedo decir a la de 17, le queda toda la vida para experimentar, equivocarse y levantarse mil veces. Ni tampoco se lo digo a la de 71, debo darle esperanza porque el tiempo en su caso es oro.

Mientras tanto, sigo embelesada escuchando sus malas historias, y sobre todo, aprendiendo de ellas...

A la de 71, ante sus continuas quejas, le digo que no me creo que no tenga pretendientes con esa vitalidad y buen rollo que transmite. Me contesta con un ligero mosqueo que ella impone mucho, que los hombres le tienen miedo.

-¿Miedo de qué? ¡¡Aparváos!!... son todos unos caguetas -se responde enfadada a sí misma.

Yo me río muchísimo, y en confidencia le cuento que estoy en las misma situación que ella. 

-Jamás han intentado ligar conmigo mientras conducía el autobús, y eso que voy guapísima; si a esto le sumamos que llevo una moto grande todo se reduce a lo mismo:

El tamaño (para algunos) sí que importa.

He comprobado que una tía no puede llevar entre las piernas algo más grande que lo que portan ellos de serie, es un ataque real y descarado hacia su potencia sexual. Las tías están hechas para ser copilotos, paquetes, acompañantes en sus largas rutas...

¿Qué hace una mujer montando y pilotando una imponente trail? Para algunos hombres observar una mujer así es superior a su ego, y así me lo demuestran en la carretera. A mis compañeros de ruta cuando los adelantan les pitan saludándolos (pierna derecha estirada incluida en el momento del rebasamiento) y, a la de la melena rubia (o sea yo), ni saludo, ni pierna, ni hostias en vinagre... 

Y así se mueve el mundo alrededor de algunos hombres. Por eso no quiero, ni necesito en mi órbita, a esos pequeños satélites que se creen un gran sol.

Le pregunto a mi amiga que pasa de los 70 años si está en alguna página de contactos. Me responde con los ojos muy abiertos que no, que le parece un tema interesantísimo, sobre todo si es para elegir hombres de 50 años como máximo, dice ella relamiéndose, hombres que le puedan seguir el ritmo.

-¡Carallo qué lista!, 21 años menos... 😁

A la mañana siguiente cuadramos agenda y quedamos en un café para hacerle el perfil en alguna página de esas...

-Pero SOLO lo hago para tener sexo. Nada de amoríos, romances, ni ñoñerías -sentencia toda seria.

Alucino con ella. 😍

Con la de 17 años hablo más abiertamente sobre ciertos temas. No hablamos del amor. Hablamos de lo erótico que resulta besarse con otra chica.

Un juego que comienza siendo mimoso, cariñoso y sensual... 

Las chicas vamos más lento. Nos acariciamos despacio, nos miramos mientras nos besamos, sonreímos cuando nuestras lenguas se encuentran, suspiran nuestros gemidos cuando mis manos rozan lo duro por debajo de tu camisa...

Si a este juego se nos une una tercera mujer y, algún chico quiere contemplarnos en tiempo real sin tocarnos, esas escenas se convierten en momentos insuperables e inolvidables.

-Bella mía, si no lo has probado no sé a qué esperas... -le informo con sonrisa lasciva.

Por lo tanto, si alguna quiere que le coma la boca y le haga cosquillitas en los labios, que me avise. Porque llevo puestos (estratégicamente) dos piercings muy traviesos y juguetones con experiencia en estos libidinosos menesteres... 

domingo, 5 de abril de 2020

🌈O ARCO DA VELLA ❤🧡💛💚💙💜

*Podéis ver esta foto que le hice a mi hijo expuesta en "A casa das Artes" por PHotoEspaña.*

El otoño llegó, las hojas se cayeron y las nubes comenzaron a llorar.

-¿Por qué lloráis? -se rió la ardilla.

Y las nubes, avergonzadas, se escondieron detrás de otras nubes provocando una tormenta.

-¿Por qué tronáis? -aulló el lobo feroz.

Y las nubes, asustadas, huyeron despavoridas formando un huracán.

Las flores lucharon contra la fuerza del viento para que sus queridos pétalos no fuesen arrancados de sus frágiles cuerpos. Agotadas, elevaron su voz hacia las nubes:

-Si os apetece llorar, ¡qué sea regando los mares!
Si necesitáis huir, ¡qué sea lo más lejos posible!
Si tenéis que esconderos, ¡qué no os encuentren!
Pero si alguien se ríe de vosotras, os asusta, o pretende humillaros, no permitáis que eso os afecte.

Y en ese mismo momento las nubes se calmaron, el viento cesó y el sol se asomó tímido, desplegando su cabello dorado abrazando al bosque para darle calor.
Las flores, agradecidas por tan bondadoso gesto, inundaron de bellas tonalidades el cielo creando una preciosa sonrisa de colores.
Desde ese día, el arcoíris forma una bella e inmensa sonrisa de colores para calmar a las nubes.

"Quédate con quien sea capaz de calmarte y regalarte, cada día, una preciosa sonrisa de colores".

Ahora más que nunca... Dedicado a todos los niños valientes que han dibujado su sonrisa de colores en nuestras ventanas.

🌈❤🧡💛💚💙💜

...

viernes, 20 de marzo de 2020

🚖 TAXISTA LIMPITO 👔



Me detiene el color rojo de un aburrido semáforo que dura la vida en ponerse en verde.
Tengo tiempo y decido ojear mi alrededor. Me sorprendo a mí misma mirando a un taxista estacionado en su parada con un impoluto y precioso Mercedacos.
Viste unos "chinos" beige, una impecable camisa color mostaza y unos zapatos brillantes con cordones. Lleva el pelo perfectamente cortado y la escasa y plateada barbita arreglada.

-Mira que pinta de limpito tiene- opino con cara de vicio, hilillo de baba y pose lasciva.

Con la consiguiente bronca de mi asombrada mente:

💭¿Pero qué coño miras colgada?, si a nosotras nos gustan los operarios de sucias fundas, los empotradores, los rompebragas con los dientes, los come-aros del sujetador.
Esos limpios- prosigue ella gritando- doblan toda su ropa antes de copular. Fíjate en la doblez de su pantalón, en las inexistentes arrugas de su camisa. Ese plancha mejor que tú; tú nunca has planchado una camisa así en tu vida. Así que llevando la ropa como la lleva, por los cojones va a tirar la ropa al suelo en un arrebato de pasión. Joder, te estás haciendo vieja Gasoil: "limpito" dice.
Igual si le das un paño con abrillantador te pule los pies; o si te cuelgas un ambientador en el pescuezo te planta el tronco del pino en la trasera.
Porque estos son de lo que, como no tengas las ingles al día, no te comen nada.
Anda, tira para el carril bici abandonado, a ver si con un poco de suerte ya pusieron a trabajar a los obreros, les pitamos y les babamos unos piropazos...

Arranqué y, por hoy, y sólo por hoy, le tendré que dar la razón a regañadientes.
Es muy de viejas que tu primer pensamiento al ver a un tío sea:
"Mira que pinta de limpito tiene."
...

jueves, 19 de marzo de 2020

EMISIONES DE AMOR


Comencé mi trayectoria profesional en Vigo; estaba entusiasmado y asustado a partes iguales, ya que la humedad y la salitre no eran buenas compañeras de viaje. -Envejeces mucho antes -me habían asegurado en la carrocera. Pero en cuanto avisté el brillante mar y el sol me tocó la fibra; supe que quería quedarme allí. Pero pasaban los días, y mi pequeño motor no aguantaba las subidas tan pronunciadas de la empinada ciudad. Me apartaron del servicio e hiberné en un oscuro rincón del taller… Hasta que una fría noche, entre los cuchicheos de los demás autobuses, apareció una conductora; me acarició suavemente el volante y me dijo: -Tranquilo pequeño, prepárate; nos espera un largo viaje. Al despuntar el alba, llegamos a la EMT de Madrid. Había mucho bullicio y más autobuses como yo; ellos, serían mi familia. Y, aunque añoro el olor y el azul del mar de la hermosa ría de Vigo, aquí soy muy querido y respetado por conductores y viajeros. La ciudad nunca duerme, y yo transporto orgulloso a miles de personas por sus majestuosas calles repletas de historia. Soy un híbrido afortunado, un vehículo que no contamina. Soy un autobús feliz, en la EMT de Madrid.

DÍA 4: #yomequedoencasa EN PIJAMA


De toda la vida las mujeres estamos deseando llegar a casa para quitarnos los tacones, la ropa, el sujetador y las bragas si las llevamos previamente puestas. Siempre hemos dicho que buscamos la comodidad al entrar en nuestro hogar: ¡FUERA SUJETADORES!
Las que tenemos lentillas nos ponemos las gafas para descansar los ojitos, y nos hacemos un moño alto despeluxado para estar más cómodas, que en casa no tenemos que deslumbrar a nadie con nuestras preciosas melenas. Nos ponemos calcetos gordos en los pies y mantita hasta las orejas.

Ahora no. Ahora resulta que mientras estamos confinados los expertos nos aconsejan que NO estemos en pijama por casa, que sigamos maquillándonos, que mantegamos una higiene y que actuemos como cuando todo era normal.
Tampoco es que no te vayas a duchar en toda la cuarentena joder... muy al contrario. Podemos aprovechar para deleitarnos con un baño de espuma, cosa que no solíamos hacer normalmente por falta de tiempo.
Primero metemos a los niños y después en el agua turbia nos metemos por tandas los mayores para ahorrar agüiña.
¿Pero el pijama? ¡Joder el pijama, qué gustazo...!
Además estando los niños en casa, ¿para qué quieres estar guapa?
Lo que no voy es a andar de sexy por casa provocando si no podemos trinchar.
Si no se va a comer algo no le hagas la boca agua, pobre hombre.
¡Qué los peques no se duermen! ¡Qué a estos no los cansa nadie! ¡Qué estos ya tienen los biorritmos cambiados y alterados! ¡Si te quedas rendida y dormida mientras ellos siguen gritando y tocando la flauta!
Esa es otra, ¿por qué les mandan de tarea en esta cuarentena que practiquen con la flauta?
Sigo con lo de acabar cansada y poco atractiva...
Yo por ejemplo para limpiar no me voy a vestir como una porno chacha, y estoy aprovechando a tope para abrillantar como una posesa y acabo rendida; súmale las carreras por el pasillo, las clases avanzadas de zumba, las cientos de empanadillas y croquetas hechas a mano y caes muerta.
Así que pienso andar con pijama y guantes limpiando por casa lo que dure esta mierda, le voy a dar descanso a las uñas sin pintarlas, a las pestañas postizas, a las lentillas, y al maquillaje y... de esta fijo que más de uno pide el divorcio.

Seguimos en la lucha...👏👏❤

...

APLAUSOS

Yo ya me perdí. En la agenda tengo anotado:

20:30 aplauso para los sanitarios.
21:30 apagamos las luces y sacamos los móviles encendidos por las víctimas del puto virus.
22:00 el Papa nos pide recogimiento de media hora.
23:00 cantamos "Sobreviviré" de Mónica Naranjo y en los bises el "Resistiré" del Dúo Dinámico.
23:30 saldrá algún vecino con la flauta, piano o equipo de DJ para amenizar la noche.

Mientras bailamos todos borrachos en las terrazas aplaudiremos por los camioneros y los de los supermercados; sin olvidarnos de los call center, astilleros, los de la limpieza y las fuerzas de seguridad.

¡Joder, me estáis dando más chollo que si tuviera que ir a trabajar! 😂😂😂

👏👏👏👏
Un aplauso para TODOS... VALIENTES. ❤🥰

...

DÍA 1 de #YOMEQUEDOENCASA



Como cambian los tiempos... Nuestros abuelos en la guerra se morían de hambre.
Nosotros en esta batalla nos cagamos vivos.
De ahí el desabastecimiento del papel del culo: somos unos cagones en todos los sentidos.
Pasaremos a la historia no por valientes, no. A los que vamos a pasar la pandemia más cruel que se ha vivido en tres generaciones, nos conocerán en los "anales" de la historia por los putos cagados.
Yo la primera...🥴

El viernes curré en turno de tarde sin poder creerme que cerraban los colegios. El virus ya estaba aquí...
El sábado, ya sabéis cómo fue el sábado: de cagarse de miedo.
Trabajé hasta las 00:00 con una sensación de que todo se iba a la mierda en segundos...
Ayer lo tomé como lo que era: mi domingo de descanso.
Pero hoy es mi primer día de confinamiento y lo llevo bien...
Pensé en escribir muchísimo, en limpiar hasta agotarme, en ponerme guapa... aún no me levanté del sofá desde ayer.

El jueves le eché bastante gasolina al coche, olía que algo chungo venía...
El viernes le llené el depósito a la moto por si tenía que salir cagando leches a cualquier lugar. Soy más rápida y más guapa en moto.
Suelo hacer compras grandes llevando la moto. Las cajeras flipan cuando me ven salir con: una caja de leche, detergente de 64 cacitos, garrafa de agua de 5 lts y bolsas de alimentos variados. Si además del baúl, las dos maletas y el pulpo en el asiento de atrás me pongo una mochila en la espalda, me puedo ir a vivir a donde me lleve el viento. Ahora no, ahora toca quedarse en casa.
Pero con la moto preparada por si al final "esto" muta y os empezáis a convertir en zombies.
Yo me piro con mis maletas llenas de celulosa.

Aunque si nos quedamos sin papel siempre nos quedará el agua; peeeeero... los que quitaron el bidé porque ya no estaba de moda, ahora se están tirando li-te-ral-men-te de los pelos del culo.
Porque esa es otra, a saber cuándo podremos volver a hacernos el láser perianal e ingles brasileñas.
Pero bueno, ahora ya todo da igual... no me puedo traer a nadie a mi casa para que me dé placer, así que me voy a dejar ir estéticamente hablando.
Mi amiga gasolina se reía de mí porque ahora follan más los casados que las que estamos solteras.
Saldré de esta sí, pero gorda, virgen y alcohólica perdida.
No me va a caber el uniforme, voy a seguir dando positivo seis meses después de haberme bebido media vendimia de Albariño, y lo que me va a costar tragarme un miembro viril después de este encierro sexual. ¡Yo, que comía a diario...!
Intentaré que nada de esto suceda manteniendo la zona importante activa con los dildos agenciados el viernes en el sex shop de guardia.
Mientras me doy placer tengo que empezar a pedir citas para dentro de quince días a la peluquera y al centro de belleza.
A ver, yo soy rubia natural 🙄; pero las que no lo son lo van a pasar fatal como esto dure mucho. Las rubias dejarán de existir y sólo veremos mujeres canosas y con raíces de un color diferente a las puntas. ¡Por San Cristóbal bendito que esto no dure en demasía!
Nos esperan semanas muy chungas. Pero tranquilas profesionales de la belleza, lo que no gastemos hoy lo gastaremos en Abril. Pero chicas, ser previsoras porque los centros van a tener las agendas a tope después de esta hecatombe.
Yo ya le pedí a Marga de VITALIA: manicura, pedicura, extensiones de pestañas y tratamiento de ojeras, porque con todo lo que estoy llorando se me están quedando los ojos como un sapo. Aunque tuviera con quien "trinchar" no me querrían tocar ni con un palo con la pinta que gasto.

Por cierto, ¿los sex-shop se consideran establecimientos de primera necesidad?

-A ver tranquilidad, respira Gasoil...- me intenta calmar mi mente- tienes aparatos de sobra. Lo malo va a ser cuando nos quedemos sin pilas. Pero seamos listas dentro de esta apocalipsis. Te maquillas toda guapa y te vistes en plan motera sexy. Malo será que no nos pare una patrulla con dos polis bien armados.

-Hola señorita, ¿a dónde se dirige?
-Hola señor (buenorro) agente. Me dirijo de imperiosa necesidad al supermercado, ya que mi "amiguito" se ha quedado sin pilas. Entenderá usted la emergencia...

El/los agentes me pedirán los datos y, cuando todo "esto" acabe, me visitarán a mi habitación para ver si todo está en orden...

...

MOTEROS

MOTEROS SEXYS

No hay un tío en moto feo; no, no lo hay. Y es que ¡uf!... Esos cuerpazos encima de un motor potente a dos ruedas. Si saben mantener el...